martes, 19 de septiembre de 2017

48 HORAS DESPUES

Las cosas en Nacional de apoco tendrán que ir poniéndose en su lugar. Después que la prensa ayer lunes, se cansara de disfrutar lo que para muchos de ellos ya era un suplicio, lo que vivía Peñarol hacía largo tiempo. 
Ya hoy martes, la calma está volviendo  y en el caso de Lasarte, que ya apareció con lo que tanto le gusta, que es el chupete, en vez de llamarse a silencio por un buen tiempo, y ponerse a intentar arreglar  todo el desbarajuste deportivo y disciplinario que tiene en su plantel. No, prefirió dar notas periodísticas, una de ellas al señor Da Silveira, que en la parte previa del clásico masacró sin miramientos a Nacional, de una manera imperdonable. Particularmente en lo que refiere a la persona que esto escribe, la sacó de casillas, y que si Nacional no hubiera perdido el partido, le hubiera ido a tomar la palabra a su propia cabina de trasmisión, algo que creo jamás nadie le ha hecho a este señor para decirle de una buena vez por todas, lo que la institución a nivel oficial no se atreve.
No pudo ser por la derrota, que tenía muy feliz al famoso caduco y desgastado toto de sus incondicionales.
Ya leí por ahí y he recibido comunicaciones, sobre que hay que tomar una medida ejemplarizante con este personaje, dueño de verdades que no son tales y que deja traslucir sistemáticamente, para ver de que forma destruye y lastima a Nacional de forma cruel. Lo conozco hace mas de 45 años, comentando un partido de fútbol, siempre lo respeté, pero ya sabemos lo que hizo con el cabecita Rodriguez, que le costó sangre sudor y lágrimas y tuvo que bajarse lo pantalones ante la opinión pública pidiendo disculpas porque se le puso el viento de la puerta, y lo peor y mas penoso dando lástima.
YO  YA ESTOY CONVENCIDO DEFINITIVAMENTE QUE SU RELACION CON NACIONAL ESTA PERIMIDA POR SUS PERMANENTES ATAQUES YA NO SOLO EN LO DEPORTIVO SINO TAMBIEN EN LO INSTITUCIONAL.
           CORTAR   CON  DA  SILVEIRA YA
Se que esto que digo no se va a producir, porque el barullo que se produciría  sería de tamaño gigantesco.
La razón es que a este hombre se le tiene miedo de enfrentarlo como correspondería, porque a todos les gusta hablar con él, a pesar de las críticas despiadadas que formula sin miramientos.
Reivindico en este momento al único nacionalófilo que se le paró en los pedales, lo enfrentó con dureza y dijo, yo con este tipo no hablo nunca mas, y cumplió a rajatabla sus palabras a pesar que el periodista de marras  lo quizo masacrar de cualquier manera. Me refiero a un grande de Nacional.

                                EL  HUGO  DE   LEON

Sobre Lasarte ya reconoció lo que a todas luces se vio en el clásico, que se equivocó y feo, en excluir de la cancha a Sebastián Fernández, en vez de otro jugador al que no nombró, para evitarse problemas, cersenando de esa manera todas las posibilidades atacantes de Nacional, al dejar solo y perdido a Rodrigo Aguirre. Que va a hablar con Polenta, por sus continuas expulsiones, ya es tarde Lasarte, perdiste el tren, con la teoría del hecho consumado, nada se arregla. Voy a aplicar un revulsivo agregó, eso significa que va a a hacer algunas cosas que debió haber hecho antes, y se ha equivocado enormemente, hasta de Liguera habló, si andará desnorteado, tal cual lo venimos marcando en este espacio desde hace meses. 
Menos mal que no habló de Silveira, porque si no hubiera sido el cartón lleno, para un fárrago de errores que ha llevado a Nacional a este momento con su gran cuota de responsabilidad.
Y ojo no entreveremos la madeja, con jugadores que no están y que resultan ser ahora los grandes salvadores.
Y en lo político basta de hacerse el ara quiri , basta de liviandad en las decisiones trascendentes, los dirigentes deben mandar todos, oficialismo y oposición juntos, son todos nacionalófilos, ir a los céspedes muchas veces en forma sorpresiva, marcando presencia de mando, que ha brillado por su ausencia. Lasarte y Lembo no pueden tener solos en sus manos, aspectos que sus patrones circunstanciales deben asumir.


                                                                    Enrique Bello


lunes, 18 de septiembre de 2017

SE VEÍA VENIR

En nuestro último blog titulado 48 horas antes, ya dimos un atisbo de lo que podía pasar en el clásico y que finalmente pasó.
La derrota llegó como consecuencia de un mejor juego del rival, que sobre todo en el segundo tiempo se adueñó de cancha y pelota. A pesar de ello Nacional tuvo dos chances muy claras de gol que pudieron cambiar el trámite del partido. Pero es claro y notorio que el tricolor no tiene fútbol de elaboración y así los delanteros se mueren de hambre, corriendo atrás de la pelota.
La expulsión de Polenta, perjudicó notoriamente a Nacional que salió perdiendo en relación con la del rival.
Ahora bien, la gente se enloquece con Polenta y nosotros no, por la sencilla razón de que en gran cantidad de partidos y cuando mas se le precisa, o no está por lesión o por expulsión, con los consiguientes perjuicios para el cuadro.
Un jugador tan inestable emocionalmente como Polenta jamás puede ser capitán de un equipo como Nacional, otro error grave de los tantos de Lasarte en los últimos tiempos. 
Por enésima vez digo Nacional tiene un plantel desbalanceado con varios buenos jugadores en lo individual, pero que por culpa del entrenador juegan muy mal colectivamente.
Arma muy mal los equipos titulares, los bancos de suplentes, y ni que decir de los errores garrafales que comete al efectuar cambios para cambiar. 
Si Lasarte cree que Silveira es una solución para Nacional, está muy equivocado y yo agregaría desnorteado.
Pregunto. El tata González y Fucile, dos abonados, que han hecho en Nacional desde que han venido, poquito y nada.
Ayer el tata Gónzalez cuando entró Rolín pagaba 2.40 para salir, era figura nominal, y no papelito Fernández, que dejó solo a Aguirre para pelear adelante. Debió haber dejado a Porras y S Rodriguez en un doble cinco, Viudéz colaborando e intentando crear fútbol y Fernández y Aguirre para pelear arriba. Peñarol le hizo eso, y ahí ganó la cuereada. Gana Peñarol con un penal dudoso, casi que no fue, hay que decirlo, hubo uno claro de Espino y un gol en contra, pero Da Silveira dijo que salían a pisar a Nacional y nada de eso ocurrió, ganó a falta de pocos minutos, ganó por mejor fútbol, pero nada del otro mundo. Algún día iba a ganar.
El botija Rogel entró con mala pata al primer equipo, y está fallando feo. Todo el mundo lo pedía hasta cuando estaba el Rafa García, así que no vale ahora buscar excusas. Romero no había tenido un buen año y Carballo que ahora es el mas nombrado porque no está, había jugado tres partidos como titular. Todo el mundo tiene las soluciones, después de vistas las patas a la sota es fácil. Yo no entro en esa, porque hace meses que sostengo lo mismo. Nacional salvo el primer tiempo contra Botafogo en el Pque Central, nunca jugó bien con Lasarte, que todo lo justifica.
Y después la otra, se está masacrando al presidente Rodriguez por presuntas irregularidades en la transferencia de Carballo, a mi no me sirve el enchastre sin pruebas, además no hubo presidente que uno recuerde que en algún momento, jugándose clásicos o algún otro partido importante, también estuviera ausente por viaje al exterior. Ahora el tema es,maten al puma.
Primero si alguien sabe algo irregular, que lo denuncie, tirar basura arriba del camión, así porque si, no corresponde.
Me opongo tenzmente a ese tipo de cosas que ya bien conocemos en Nacional, basta recordar la injusta prisión que tuvo que comerse don Miguel Restuccia.
Esta derrota clásica era previsible, pero el técnico con innumerable cantidad de errores y junto a él, el gerente deportivo, no han dado pie en bola. Por lo cual hay que estar mucho mas cerca de ellos, para preguntar y controlar una interna indisciplinada de grupo de jugadores que en las prácticas y en la concentración no vienen cumpliendo a cavalidad sus obligaciones con la profesionalidad exigida.
Hay que barajar y dar de vuelta y ponerse firmes, de vivos está el mundo lleno, pero para un vivo siempre hay otro vivo.
No fue sorpresa la derrota, hay que asumirla e intentar revertirla, tarea que no será fácil, porque es poco el tiempo para calafatear un barco muy escorado y con posibilidades serias de hundimiento.


                                                                     Enrique Bello

viernes, 15 de septiembre de 2017

48 HORAS ANTES

Unos hace días que siente hablar y lee todo tipo de comentarios sobre el clásico que se avecina.
Que Peñarol llega mejor que en clásicos anteriores, yo pienso que si, pero tampoco es una maravilla futbolística como lo pintan.
Yo creo que en el entorno aurinegro y en varios sectores de la prensa especializada, ha invadido una desesperación de tal magnitud, que creo ya es mortificante para todos.
No se tolera mas que Nacional haya marcado superioridad contundente durante mas de tres años, siempre es difícil que se de una situación de esa naturaleza entre ambas instituciones.
Pero la realidad marca que en los últimos doce partidos clásicos Nacional no ha perdido, y eso duele y es un cuchillo en la garganta para los manyas, que buscan cualquier artilugio dentro y fuera de la cancha para dar vuelta la pisada.
Comparemos, Peñarol es un cuadro absolutamente nuevo, como ha sido los últimos tiempos, hay algo que es cierto tiene algunos buenos y mas experientes jugadores que en clásicos anteriores.
Pero todavía en este campeonato, no enfrentaron un solo rival que les generara alguna preocupación. Eso es absolutamente así de real, buscan con el clásico un afianzamiento, que tienen que demostrarlo en la cancha el domingo, el rival será otro y no es un tema menor.
Ante todo esto está nuestro Nacional, con jugadores ganadores de clásicos, Conde, Polenta, Espino, Arismendi, Aguirre y algún otro, ya en los nombrados hay una dosis de experiencia que no se ve del otro lado.
Es muy cierto no se llega ni como favorito ni de la mejor manera, después de haber perdido contra River Plate y no jugando bien hace bastante tiempo.
Pero como lo hemos dicho sistemáticamente, este plantel de Nacional, del que se van a extrañar el colo Romero y Carballo, tiene buenos jugadores desde el punto de vista técnico, y con una mentalidad ganadora frente al rival de todas las horas.
Y en esos rubros tiene que afirmar Lasarte, la conformación de un equipo con posibilidades de ganar. Se conocen desde hace bastante tiempo, y eso no lo tiene Peñarol. Hay velocidad y gol
hay que tirar al arco, y encarar a una defensa que no es tan buena como la pintan y con un golero bajo e inexperiente para un encuentro de esta naturaleza.
El pibe Rogel, 20 años, un físico exuberante, muchacho de nivel intelectual alto, que le ha costado acomodarse en el equipo, si, pero tiene condiciones de sobra para superarse. El medio campo Con Arismendi o Porras, mas la experiencia del tata González y la técnica de Sebastián Rodriguez, pueden ser factor decisivo con delanteros que metidos en el partido, es decir enchufados, están en condiciones de hacer daño.
El banco de Suplentes no es un tema a descuidar, es ahí, donde no confío mucho en el entrenador. Pero bueno hay que jugar y volver a demostrar la hegemonía clásica de mas de tres años, que tan perturbado tiene a jr, a Ruglio, y a toda la fauna que los acompañan.
Del juez hablo después del partido, que se ganará, empatará o se perderá, como pasa en el deporte. En los peores momentos es que aparecen los que sacan las castañas del fuego, si nuestro entrenador se ilumina un poquito y mejora lo hecho él y por ende a los futbolistas, el triunfo es absolutamente posible. 
Y si toca la fea, aguantar, redoblar esfuerzos, y mirar hacia adelante sin matarnos entre nosotros, como está ocurriendo los últimos días, adentro y afuera de la institución, con los agoreros que solo analizan las cosas sobre resultados y sacan la lanza para expresar que todo está mal.
Las cosas en su lugar, y mentalidad diferente, la vida y el fútbol no comienza ni termina con una pelota, es un deporte y hay que encararlo sin fanatismo enfermizo, que tanto perturba y ensucia.


                                                                          Enrique Bello

miércoles, 13 de septiembre de 2017

PANORAMA REVUELTO

Esta derrota frente a River Plate, no debería sorprender, como venía jugando Nacional, mal todos los partidos, no tenía que llamar la atención una derrota.
Ya lo hemos mencionado infinidad de veces, jugando mal se ganan 3 o 4 partidos, pero la derrota sobrevuela al equipo.
Y pasó eso, y ahora los llorones y resultadistas que festejaban las victorias jugando horrible, salen con la lanza, citicándolo todo. Ya está todo mal, y no se dan cuenta que los demás también juegan para ganar.
Por estas horas se habla de muchas cosas, , a nivel deportivo y con el plantel, de lo mal que viene conduciendo Lasarte, y tampoco se salvan los dirigentes y en especial su presidente, que se va de viaje a Europa. Algo que ya tenía programado, y se le fustiga, que éste no es el momento.
Es bravo y poco analítico el hincha de Nacional, la pucha  che, basta algún decaimiento, con resultados negativos, y parece derrumbarse todo. 
Está muy claro y también se ha dicho acá antes, y no con resultados adversos, nos gusta ganar pero asumimos los malos momentos, Nacional desde la época de Munúa tiene un plantel grande, pero desbalanceado en todas las líneas, defensa, medio campo y ataque. Eso no lo ha podido acomodar el entrenador actual, a pesar, según mi opinión de que hay unos cuantos buenos jugadores, que tienen un mareo bárbaro.
Ahora resulta que los jugadores que se fueron, o dejaron ir, son los que debilitaron al equipo, sin analizar que con ellos, tampoco Nacional jugaba bien. Así que dejémonos de decir cualquier cosa, mejoremos la disposición y utilización de los hombres en el campo, y sacudamos al plantel sin justificaciones, porque aún se puede mejorar, faltan treinta puntos por disputar.
Nosotros seguimos responsabilizando al técnico Lasarte, la gente mata al presidente y los demás dirigentes, con audios y comentarios que no se prueban en la justicia. Si realmente hay cosas dolosas, hay que denunciarlas. Acá se critica al presidente porque se cortó solo en la operación Carballo, quiere decir que se desconfió de su procedimiento, para los números finales de la transferencia y que debió haber ido acompañado. 
Yo quiero agregar algo que me viene a la memoria, varios presidentes y dirigentes de Nacional que han viajado solos a Europa por negocios de jugadores, y nunca nadie dijo nada. Hay métodos para averiguar absolutamente todo, si acá hay alguien que patinó, pues señores ahí tenemos lo de Sendic, las medidas tienen que ejecutarse, pero hay que probar con elementos contundentes y si no callarse la boca. 
Si así se procede, mi mas amplio apoyo, para la defensa de la institución. Pero reitero por enésima vez, quiero pruebas claras.
El slogan publicitario del puma Rodriguez fue PRIMERO NACIONAL, pues apliquemos esa frase y todos quedaremos satisfechos.
Hay divisionismo en la directiva por este tema, eso resiente los cimientos y la estructura de la Institución y repercute en la parte deportiva. Justo llega un clásico, cuando mas tranquilo se debe esperar, toda una baraunda de cosas feas y desagradables.
El puma Rodriguez dice que va a hablar cuando vuelva de su viaje el 2 de octubre.  Corresponde que lo haga y formule descargos sobre la acusación de que es objeto, explicando todo lo ocurrido. 
No debió dejarse el manejo de lo deportivo, solo en Lasarte y Lembo, nunca lo compartí, allí deben estar arriba dos o tres dirigentes, preguntando, observando, actuando cerca, es muy peligroso, una falla que no debería producirse.
Después del clásico que yo no doy por perdido antes, porque no soy resultadista como muchos hinchas de Nacional,que juzgan las cosas de esa manera, hay jugadores fuertes de cabeza como para sobrellevar este momento que no es dramático, Peñarol lo sabe y lo respeta. Veremos como se dasarrollan los acontecimientos.
Pero también después del clásico, en mi programa radial del domingo a las 21 horas y en este espacio, diremos y escribiremos algunas cosas que todavía se desconocen y que van a dar para el comentario.
Final River Plate nos ganó sin merecerlo, era mas para empate que derrota, no se convalidó un gol que hubiera sido decisivo para el resultado definitivo, y nuestro equipo en forma desordenada si, tuvo varias chance de gol no concretadas y se pagó caro. K Ramirez  que se vaya de una vez, no tiene sangre, Silveira, cada vez que me acuerdo que le pagaron a Cerro una cifra importante, no lo puedo creer, no es jugador para Nacional. No hago equipo, no es mi tema,  solo juzgo lo que veo.
el cuadro del clásico que lo armen los crack que escriben en las redes sociales, la saben todas y actúan en base solo a los resultados, y no se dan cuenta que hay muchos mas elementos en juego, y la sensatez no la tendrían que tener tan obnubilada.
Pero bueno cada cual con su cada cual, por ello pienso tan distinto a tanta gente, sin creerme que lo mío es lo mejor.


                                                                   Enrique Bello

lunes, 11 de septiembre de 2017

EL INFLABLE FAMOSO

Todos los lectores recordarán que desde hace un buen tiempo, quien esto escribe y además firma siempre, dando la cara sin ocultamientos, se ha referido en muchas oportunidades a un personaje aurinegro con veleidades de ser presidente de Peñarol. Sin faltarle el respeto jamás, pero mediante chanzas, ironías, y críticas a expresiones vertidas públicamente, hemos venido siguiendo con detenimiento sus apariciones públicas.
Transformado desde hace un tiempo en mediático y mimado por varios sectores del periodismo, ha ido recorriendo espacios de radio, televisión y prensa escrita, mientras se acercan las elecciones de su institución. Joven empresario, se ve que cómodo económicamente, veborrágico en extremo, ahí va con su postura de soluciones mágicas, en procura del sillón del presidente. Juro que me encantaría que fuera el próximo presidente de Peñarol. No tengo ninguna duda de que nuestro Nacional continuará de fiesta por muchos años mas.
Reconoce directa e indirectamente, cada vez que es reporteado que Nacional hace largo rato domina todos los estamentos del fútbol, comparado con Peñarol y que eso con él en la presidencia, se revertirá sustancialmente.
Todo este introito, para pararnos frente a esta nueva figurita del ambiente del fútbol, y volver a reiterar algunas cosas que ya hemos dicho y por ahí quedaron en el olvido, y refrescarlas justo un día como el de hoy, se justifican y ampliamente.
Vamos por partes decía el destripador. El nachito como cariñosamente lo llaman sus íntimos, ha sido protagonista de primera mano,en el armado y la consolidación de todas esas peñas que los aurinegros tienen en los barrios montevideanos y en varios lugares del interior. Hay gente y no tengo porque dudarlo, dice que le han dado resultados exitosos, que yo sepa, por lo menos deportivos no. Pero otros hablan de obras de beneficencia, de ayuda a gente necesitada y con diferentes problemas y otras cosas no muy conocidas. Y no las fustigo.
Pero una de las mas conocida, y de la cual este espacio y el radial, se han encargado de desenmascarar y denunciar públicamente ante autoridades competentes, es el enorme e inusitado y degradante pintarrajeo con los colores amarillo y negro, de columnas de alumbrado público, paredes públicas y privadas, cordones de veredas, árboles, pavimentos y cuanta cosa se les presentó a la vista, en una suerte de desvarío fanático en extremo y yo agrego hasta enfermizo.  Ensuciando calles, avenidas, ramblas etc, etc. sin que nadie haya hecho hasta el momento absolutamente nada, para controlar a gente impulsada a destratar lo que el pueblo paga, y muy bien con impuestos hasta inescrupulosos para el bolsillo de la gente. Y Ruglio  ha sido el cabecilla de esa movida de la que se llenan de orgullo.
Pero la frutilla en la torta, surgió este mediodía de 11 de setiembre en el programa de basquetball de la 890 que se emite por esa emisora de 12 a 13 horas. Allí reporteado el ex jugador de basquetball de Peñarol Juan P Malet, que según se dice y se comenta sería una de las personas embarcadas en reflotar el basquetball en los mirasoles. Hizo saltar los tapones y habló con absoluta claridad, sobre un tema que tiene varios años de consumado en el Palacio, bueno eso de palacio está demás, me refiero al Gastón Guelfi.
Entre varias otras cosas, dijo Malet que un famoso inflable colocado en ese lugar, que fue despreciable y atentatorio contra toda la colectividad nacionalófila y que después tuvo otros recorridos, lo mandó poner el señor Ignacio Ruglio, por aquel tiempo, encargado del referido escenario deportivo.
Intentado consultar este señor, para hablar sobre la gravedad de la denuncia de Malet, declinó hacerlo públicamente y  por interno aclararle a los periodistas, que nada tuvo que ver.
Hay una pregunta que se cae por su peso en todo esto, porqué Malet no hizo esta denuncia, en el momento que debió hacerlo.
Acá la gente hará sus propios razonamientos y elucubraciones, pero de lo que no cabe ninguna duda es que el nachito está tan jakeado como Sendic, por su manera de actuar.
Entonces no queda otra que apelar a una frase que ya se ha hecho archi conocida en el programa Santo y Seña que conduce el periodista Ignacio Alvarez.


                              POR  QUE  TODO  SE   SABE

                                   
                                                                       Enrique Bello

domingo, 10 de septiembre de 2017

INFORMACION

HOY EL PROGRAMA DALE BOLSO QUE SE EMITE POR RADIO 1010 AM TODOS LOS DOMINGOS A LAS 21 HORAS Y AVECES POR TRASMISIONES DE FUTBOL SE APLAZA UN RATO.  HOY SI HOY  DOMINGO 10 DE SETIEMBRE  SALE AL AIRE A LAS 21 HORAS .

                                        LOS     ESPERO

SIEMPRE CON ALGO DISTINTO Y CON OPINION INDEPENDIENTE DE VERDAD, ALGO QUE EN EL MUNDO DEL PERIODISMO DE ESTOS TIEMPOS  ESCASEA

      VAMOS  PARA  29  AÑOS   DE  PERMANENCIA



                                                                 Enrique  Bello

lunes, 4 de septiembre de 2017

CUIDADO NACIONAL TIENE UNA PUTA COSTUMBRE

 La palabra del título es una advertencia, si bien Nacional está primero en la tabla anual y cerca en la tabla del clausura, los hinchas no nos podemos engañar a si mismos. Si así lo hiciéramos seríamos unos verdaderos tontos. En mi programa de este domingo 3 de setiembre, hice algo que nunca estuvo en mis planes, faltando 17 minutos para finalizar el mismo, lo abandoné, por la sencilla razón de que que era absolutamente imposible hablar del partido frente a Plaza Colonia. Lo deplorable del juego de nuestro Nacional, la falta de elaboración de fútbol, la inercia colectiva del equipo, las carencias en todos los sectores del campo. La falta de vibración para dar vuelta un estado de cosas que se veían en la cancha, y que eran notoriamente impresentables. Sobre todo para un equipo con pretensiones serias y cuando recién van tres fechas del torneo. 
Hicieron que no tuviéramos margen elemental para brindarle un comentario como cualquier oyente se merece. Dejamos música tricolor y nos fuimos del aire, con una gran decepción por algo que en 29 años no habíamos hecho jamás.
La indignación, nos superó, porque además se estaba jugando contra un equipo, sin pretensiones de nada, solamente la de participar del espectáculo y mostrar sus colores, y sin otra alternativa y esperanza de jugar para no decender.
Contra ese equipo, Nacional mostró lo que mostró, que no fue nada, entonces mentirle a la gente, minimizando horrores y faltarle el respeto No. Eso no va con nosotros. La cara de la gente a la salida del Pque Central era un poema, el silencio y las caras lo decían todo, no es tonto el aficionado que analiza. Sabe, lo que vio, pero su partidarismo y su amor por los colores pueden mas, calla, pero reitero sabe muy bien lo que vio. Nosotros tenemos otra exigencia, por naturales razones de ser comunicadores y no nos duelen prendas, a la hora de expresar lo que vemos así nos parta el alma. Pero hay que actuar de esa forma es nuestra obligación, aunque hagamos periodismo partidario, es periodismo al fin y mas limpio y puro que el de los que se tildan de imparciales y no lo son. Pero como dice Cacho Castaña tenemos esa puta costumbre de ser derechos y honrados con nuestro pensamiento y acción y vamos mas allá que el hincha común que piensa poco, que grita y salta y no le importa mas nada. Entonces la exigencia se acrecienta y cuando vemos lo que vimos el sábado 2 de setiembre, nuestro malestar fue notorio y evidente y no podemos ocultarlo. Los jugadores y también el entrenador, bastante desnorteado por estos tiempos, por un plantel que no elabora fútbol por carencias de jugadores para esa importante función, desbalanceado en muchos sectores, con jugadores fuera de puesto, lesionados, suspendidos, transferidos, sin gol, y de punta y para arriba, no podía generar otra cosa, que una bronca personal que desembocó en nuestra ida tempranera de nuestro programa de radio. Porque hablar algo se transformaba en tarea insalubre y la evitamos. Y por esa puta costumbre de sentirnos hinchas de cuadro grande es que actuamos como actuamos sin dobleces.
Pero saben una cosa y como final, digo que falta poco para el clásico y hace tiempo que el manya viene sufriendo con el Bolso. Y por esa puta costumbre de nunca faltar a ningún clasico, creo que la recuperación de éste pésimo momento me la van a brindar no sin dificultades en aquel partido. Buenos futbolistas hay y esa es la esperanza mayor, pero hay que variar procedimientos y actitudes.


                                                                Enrique Bello